Perlé llegado a Dhaka vuela a Bangkok por su cumpleaños – Etapas de 392 a 398.

Publicado en: Perlé por el Mundo | 0

Elias vuela a Bangkok por su cumpleaños

Del Viernes, 4 de Mayo al Miércoles, 23 de Mayo de 2018. (8 etapas aventureras)

“No importa que los sueños sean mentira,
ya que al cabo es verdad que es venturoso
el que soñando muere,
infeliz el que vive sin soñar”.
“En las orillas del Sar”. Rosalía de Castro
Perlé llegado a Dhaka vuela a Bangkok por su cumpleaños – Ficha técnica

Las últimas etapas concluyeron contigo, amigo Elías, a las puertas de Bangladesh.

Justo antes de pasar al nuevo país la televisión india se hace eco, nuevamente, de tu quehacer aventurero y aprovechó la ocasión de tu último día en el país para realizarte una entrevista en directo.

fotos

Perlé por el mundo. Etapas 392 a 398.

Todo preparado para el paso a Bangladesh, pero una vez más las trabas burocráticas te hacen pasar un mal rato. “Había olvidado lo tedioso que es cruzar fronteras en esta parte del mundo”, me comentas. Antes de abandonar la frontera india los oficiales allí destacados te piden un permiso para circular con la bicicleta. Les dices que es tu último día en la India, que si hubiese sido necesario ese permiso ya te lo hubieran reclamado en el momento de la entrada al país o en tantas y tantas ocasiones que has tenido que presentar tus documentos ante la administración del país.

Los funcionarios se enfadan, burocracias estancadas a base de papeleos interminables en la era digital. Te dejan en el punto fronterizo y se van a desayunar. Una hora de espera.

Vuelven con la misma reclamación del permiso para circular en bici necesario para hacer una travesia internacional. Les informas que este tipo de viajes sólo requiere de un visado turístico. No te dedicas a los negocios, ni eres un diplomático, ni un periodista…, tu nervio herenciano sale a flor de piel, “ni pitorras en vinagre”.

fotos

Y lo peor es que en todos estos trámites ellos tienen tu pasaporte en su poder, lo que es una situación bastante incómoda. Al final te das cuenta que todavía, en estos lugares, se mantiene una estructura burocrática de la época colonial, donde son necesarios “un salvoconducto de fulanito, más una carta de recomendación de menganito, más un permiso del uno, más un certificado del otro…”

Santa paciencia hasta que por fin te dejan entrar y Bangladesh se abre ante ti.

La República Popular de Bangladesh es un país cuyo territorio se encuentra rodeado casi por completo por la India, a excepción de una pequeña franja al sureste donde limita con Birmania. Geográficamente, el país se sitúa en el terreno fértil del delta del Ganges, por lo que está sujeto a las inundaciones anuales provocadas por los monzones y los ciclones.

fotos

Sus fronteras actuales se establecieron con la segunda partición de la región india de Bengala en 1947, cuando se convirtió en la parte este del recién formado Pakistán. Sin embargo, se encontraba separada de la parte oeste por 1.600 km del territorio indio. En 1971, la discriminación política y lingüística, así como el abandono económico, trajeron consigo una serie de conflictos con Pakistán, lo que condujo a la guerra de independencia y al establecimiento de Bangladés como una nación autónoma.

Después de la independencia, el nuevo Estado sufrió de hambrunas, desastres naturales y pobreza generalizada, así como agitación política y golpes militares. La restauración de la democracia en 1991 fue seguida por una relativa calma y un lento progreso económico.

fotos

Este país se enfrenta a una serie de desafíos importantes, incluyendo la corrupción generalizada en la política y en la burocracia, la competencia económica en relación con el resto del mundo, la sobrepoblación, la pobreza generalizada, el desigual reparto de las tierras y el peligro creciente de una crisis hidrológica provocada por el cambio climático.

La primera noche te acercas a la localidad de Akhona y empiezas a descubrir la realidad de uno de los países considerados como de los más pobres del mundo. La cena de esa noche la hacer a oscuras, sin electricidad, pues este elemento no es sino un lujo en muchos de los lugares de este país.

fotos

Prosigues hasta la capital del país atravesando enclaves más o menos poblados como son los de Akhona , Shahbazpur, Bhairab y Bazar.
Los parajes por los que transitas se convierten, generalmente, en estercoleros infestos que apenas dejan un resquicio para ver algo de la naturaleza de estos lugares.

fotos

Una de las noches tienes hospedaje en casa de un escritor bengalí asentado en Bangladesh y otra noche en las proximidades de una mezquita.
Malo es el discurrir fuera de las urbes pero cuando llegas a una de ellas la experiencia es indescriptible. Contemplo el vídeo que me envías en la rotonda de una de las localidades por la que transitas y he de confesarte que viendo las imágenes me invade el pánico. Un desorden atroz, la ley del más fuerte, pero todo eso no es nada viendo las miradas de los lugareños que se clavan en ese occidental atrevido a inmiscuirse en su rutina diaria.
“No sé que monstruosidad voy a encontrar en la ciudad”.
Curiosa las fotos de esa línea que separa la negritud de tus piernas expuestas al aire del lugar y tus pies que van tapados mientras pedaleas. La línea negra del corte no indica el moreno del sol, sino la mugre de las carreteras y las calles.

fotos

Y por fin llegas a Daca. Esta capital está situada río Buriganga. Daca y su área metropolitana tienen una población de más de 28.000.000 de habitantes, lo que la hace la ciudad más grande de Bangladés y una de las ciudades más pobladas del mundo.
Bajo el reinado mogol esta ciudad fue conocida como Jahangir Nagar. La ciudad moderna, fue desarrollada, en gran parte, por las autoridades británicas y pronto llegó a ser la segunda ciudad más grande de Bengala tras la ciudad india de Calcuta. Con la independencia de la India, Daca pasó a ser la capital administrativa del Pakistán Oriental, antes de convertirse en capital de Bangladés al independizarse en 1972. Durante este período Daca fue testigo de extensa confusión política, incluyendo muchos períodos de ley marcial, de la declaración de la independencia de Bangladés y de la supresión militar y la devastación causada por guerras y calamidades naturales.
La Daca moderna es el centro de la vida política, cultural y económica en Bangladesh, y disfruta de la tasa de alfabetización más alta de Bangladés y una economía diversa. Además, la infraestructura urbana es la más desarrollada en el país. Pero Daca también se enfrenta a grandes problemas como la contaminación, los grandes atascos, la escasez de suministro, la pobreza y la delincuencia. En las últimas décadas Daca ha vivido una modernización de los transportes, comunicaciones y trabajos públicos de la ciudad y en los últimos tiempos atrae a numerosos turistas y a grandes empresas.
Llegado a Daca me mandas un vídeo donde se ven el estado de sus calles, llenas de barro debida a las tormentas de los últimos días y a lo precario de su asfaltado. De nuevo la llamada a la oración por el muecín nos recuerda que vuelves a transitar por un país donde el Islam es la religión del Estado.

fotos

En los más recóndito del planeta tu don de gentes encuentra aliados que alaban tu aventura perleriana. En la foto podemos verte rodeado de unos peregrinos que están recorriendo Bangladesh en 10 días.

fotos

El primer día en la capital lo pasas con un desazón físico importante. Tu resumen de tu situación es totalmente elocuente:
– “Estoy un poco deteriorado, no sé lo que me habrá pasado. Se me ha juntado todo, me duelo el cuerpo, los músculos, los huesos, las células… tengo dolor de cabeza y mal cuerpo. No sé será enfriamiento o algo que he comido me ha sentado mal”.
Al día siguiente tienes vista en la Embajada de España en Bangladesh y esperas estar en plenas facultades.
Ademas del dolor físico terminas el día con un dolor en lo más profundo de tu alma cuando te enteras del trágico suceso ocurrido miles de kilómetros de donde tú estás, en tu querido Méjico donde “dos compañeros aventureros de la carretera han sido asesinados”.
Se trata de un ciclista polaco y un alemán que fueron asesinados en el sur de Méjico mientras estaban atravesando el país. Lloras y me transmites tu consternación por la brutalidad humana.

fotos

Al día siguiente te levantas recibiendo la noticia, en la prensa india, que se hace eco de tu periplo aventurero:

“Spanish ciclist, on world tour, rides with a message of live your dream”.
“Un cicilsta español, en un viaje alrededor del mundo,
pedalea con un mensaje para que vivas tu sueño”.

Os invito a ver la noticia (con el vídeo de nuestro paisano) en:

Spanish ciclist, on world tour…

Se retrasa tu visita a la embajada española un día, lo que aprovecharás para un reposo reparador que te mejore físicamente. Ademas de visitar la embajada de España tienes pensado visitar la Embajada de Myanmar (la antigua Birmania) a ver si, definitivamente, aclaras la posibilidad de atravesar este país y si no fuese posible empezar a plantearte la necesidad de volar hasta Tailandia para proseguir tu aventura.
Además vas a visitar la delegación de Cáritas Internacional pues quieres conseguir un pase para visitar los campos de refugiados de los Rohinyás. Se trata de un grupo étnico musulmán que han sido expulsados de Birmania.
En agosto de 2017 el ejército birmano inició una operación de limpieza étnica y los rohinyás fueron expulsados de sus casas y quemadas sus pertenencias y tierras. Hubieron de huir a de Bangladesh donde, desde entonces, están acogidos en improvisados y enormes campos de refugiados.
Como tienes un visado de turista quizá te pongan inconvenientes para esa visita, pero deseas conocer de primera mano las necesidades de los marginados, muchas veces olvidadas en Occidente.
Tu actividad en Daca se multiplica y en unos días, junto con el Colectivo de Ciclistas de Daca, organizas una marcha de homenaje en recuerdo de los ciclistas asesinados en Méjico. Este manifestación pacifica concluirá en la embajada mejicana donde instaréis a que se lleve a cabo una investigación justa, seria y digna que pueda aclarar el suceso y detener a los asesinos.
Tu ilusión es desbordante y cada vez más, y van decenas las veces que lo escribo, tu fortaleza y ánimo me impresiona.
Cuando acudes ala Embajada de España es el propio embajador, Álvaro de Salas, quien recibe personalmente. Una reunión oficial en su despacho de casi una hora donde has vivido un momento inolvidable junto a este maño con una gran experiencia diplomática. El momento ha sido muy grato e, incluso, te ha permitido llamar a tu casa en la lejana Herencia para que pudieras hablar con tus padres. Unos días después escucho de tu madre lo anecdótico de este momento.

fotos

Tras la reunión, el embajador te ha invitado a una comida que al día siguiente se celebrará en la empresa española Porcelanosa que tiene intereses económicos en este país asiático. Te informa que el menú será una paella pero, como no, te ofreces para completar la carta gastronómica con unas gachas hechas por ti y un trozo de queso manchego que aún te queda.
Hasta llegar al edificio de la embajada, que comparte espacio con la Embajada de Holanda, nuevamente te pones chorreando y es que las tormentas en estos lares son continuas e impresionantes.
La jornada adquiere unos tintes diplomáticos increíbles. Has sido invitado por la Embajadora de la Unión Europea a acudir a la residencia de este organismo en Daca. Acudes y departes de forma distendida con la embajadora y su marido, Giusseppe, sobre diferentes normas de seguridad que son interesantes en estos países.
Al día siguiente, muy de madrugada, te levantas para participar en la marcha ciclista en homenaje a los ciclistas asesinados. Justo cuando llegabas al lugar indicado para el inicio de la manifestación Penélope ha sufrido un grave contratiempo. Se han roto los cambios y el mecanismo ha sido aplastado por la cadena que también se ha destrozado. Así que tu protesta la has tenido que hacer a pie.
Hecho este acto has tenido que ir andando y cargado con Penélope durante cuatro kilómetros hasta llegar a un lugar donde te garantizaban que podría arreglar tu montura. Al ser viernes, estaba cerrado, pues este día es festivo para los musulmanes; así que dejas a Penélope y sin cambiarte ni nada (vas vestido de Perlé) acudes a la comida organizada por la embajada española.
Las imágenes de la comida oficial con el embajador, la Canciller española, Teresa, la Presidenta de la filial de Zara en Bangladesh, Nuria, y el responsable de Porcelanosa en la zona no dan lugar a dudas de lo inolvidable del momento.

fotos

En tus días de estancia en Daca está alojado en la Universidad Católica Notre Dame de Bangladesh.
Has visitado la Embajada de Myanmar y, definitivamente, te han comunicado que no puedes cruzar el país no entrando por Bangladesh ni desde la India. Esto acelera los acontecimientos y la única solución es coger un vuelo que desde Daca te lleve a Bangkok, la capital de Tailandia.

fotos

El comunicado de la Embajada birmana no deja lugar a dudas.

fotos

Y entre todos estos acontecimientos poniendo a punto a Penélope.

fotos

Tienes un encuentro con el Director de Cáritas Bangladesh y consigues un permiso especial para visitar el campamento de los refugiado de los Rohinyás. Precisamente vas a verlos mientras el Islam celebra el Ramadán, y tú, caballero Elías, te convertirás en algo de ilusión (acompañado de tu inseparable clarinete) en estos momentos en los que la miseria es lo único que poseen.

Así que el día 15 de Mayo, festividad de San Isidro, dejas a Penélope convaleciente en Daca y te diriges a 500 kilómetros al sur a la frontera entre Bangladesh y Myanmar. Allí se refugiaron huyendo de la barbarie la etnia rohinya y viven en una zona de nadie abandonados por ambos gobiernos y sobreviviendo gracias a una escasa ayuda internacional.

Tras tu experiencia humanitaria que deja huella, preparado para el vuelo que realizas el día 22 hacia Tailandia. Los últimos momentos en Bangladesh desmontando a Penélope para poder embarcarla en el avión.

fotos

Concluyo esta crónica recibiendo tu primer audio desde la capital tailandesa, Bangkok. La llegada al aeropuerto de destino fue, en principio, preocupante; ni más ni menos que la caja donde iba Penélope no aparecía. No estaba en la cinta de los equipajes, has tenido que ir al mostrador de objetos perdidos… Una hora de espera y tu desesperación en un aumento progresivo. Incluso se plantea la opción de que se haya quedado en Bangladesh pues los trabajadores del aeropuerto querían una “mordida económica”, que no les distes, argumentando que el bulto excedía del peso reglamentario. Finalmente ha aparecido y rápidamente la has montado en el propio aeropuerto.
Con tu montura preparada has cogido un autobús, gracias a la colaboración del personal femenino del aeropuerto, que te llevará hasta el centro de la ciudad (situado a casi 40 kilómetros del terminal aéreo).
Inicias una nueva etapa en tu aventura. Dejo para el próximo escrito los primeros detalles del pais que te recibe, Tailandia; y me despido acordándome de la fecha importante que en unos días llegará: 27 de Mayo (27 cumpleaños).
Muchas felicidades, caballero rodante. Desde tu Mancha natal todos mis mejores deseos para ti y la gente querida que tendrás a tu alrededor.
Un abrazo y te presento mis ánimos renovados para continuar contando tus progresos.
FELIZ CUMPLEAÑOS.

Por Ángel Martín-Fontecha Guijarro

Todas las fotos de estas etapas

Dejar un comentario