carnaval-de-herencia- ofertorio

Herencia siempre se ha caracterizado por ser una tierra de arraigadas tradiciones, que se han mantenido vivas gracias al interés y la lucha de sus gentes por conservar intactas a través de los siglos sus señas de identidad, entre las cuales ocupa un lugar predominante el carnaval.

Mariano Pérez Bustos - Anterior Perle del Carnaval de Herencia
Mariano Pérez Bustos – Anterior Perle del Carnaval

De origen pagano o religioso, Herencia se vuelcan en la celebración de sus fiestas, para vivir intensamente el carnaval, con las connotaciones ancestrales que esta festividad contiene. Un personaje importante es “el Perlé”, figura representada por un hombre vestido con blusa holgada, pantalón de tela a rayas de colores a modo de pijama, y en la cabeza un gorro infantil de idéntica tela. El personaje circula libremente por todo el pueblo asustando a los niños que tratan de gastarle bromas.

El carnaval se sitúa en las fechas anteriores al inicio de la Cuaresma, período de cuarenta días que los católicos dedican a la austeridad y el recogimiento, por ello esta explosión de color y bullicio, en el que bajo la máscara y el disfraz todo vale. Su celebración se centra en el sábado, domingo, lunes y martes de carnaval, finalizando el Miércoles de Ceniza.
Las peculiares características de esta festividad en Herencia, vienen marcadas por el sentir de sus gentes, que en muchas ocasiones lucharon enfrentándose a las Fuerzas del Orden Público y a las Religiosas, para continuar con esta celebración, prohibida durante diversas épocas en España y especialmente en la posguerra.
Lo que siempre ha caracterizado a estas fiestas es sin duda, la masiva participación ciudadana, el carnaval en la calle y en cada uno de los ciudadanos, que por estas fechas acuden a su pueblo natal que cuentan con un carnaval declarado desde el año 1987 de Interés Turístico Regional.
Las típicas máscaras salen a las calles en estos días para burlarse de sí mismas y de los demás. Es tiempo de la crítica sana, sobre todo de tipo político y religioso, de ocultarse debajo del disfraz más original para reírse del vecino. Nada es lo bastante esperpéntico, nada está fuera de lugar, siempre que suponga diversión.

Estandarte de Animas - Ofertorio años 40
Estandarte de Animas – Ofertorio años 40

El Ofertorio de Animas, Fiesta de Animas o Carnavales, que de esas formas solemos denominar, no muy correctamente, a los festejos celebrados en los tres días anteriores al miércoles de ceniza, tuvieron y tienen una gran raigambre folklórica entre las gentes de Herencia.Bajo unas motivaciones originariamente religiosas, cuales son los cultos en favor de las almas de los familiares fallecidos, así como la preparación espiritual para la Cuaresma, se construye un mundo ficticio, pasajero y terrenal, en el que la vida, el jolgorio y la francachela prevalecen sobre aquellas motivaciones. Son fiestas de locura, fiestas de jarana, antesala de la primavera, origen también de la comedia, de la sátira, inundación del sarcasmo y el desenfreno (que en su justa medida tengan prolongada existencia),todo ello bajo un subconsciente moral, oculto a sabiendas, cómo una travesura o una zancadilla a las leyes divinas y humanas, constituyen tal vez la sal y pimienta necesarias en el transcurrir monótono, las más de las veces, de nuestros quehaceres.Sin duda que debe ser así, a tenor de las respuestas que he obtenido de viejos, y no tan viejos, del lugar. Respuestas que hablan de que, por carnavales, conoció y enamoró al que hoy es su marido y padre de sus hijos. Que hablan con bendito orgullo de la ristra de ajos que ofrecieron de por lo menos, arroba y pico. Que hablan, y lo hacen con los ojos encandilados, al referirse a las murgas, al “puñao”, al “ofrecitorio”, a la rosca utrera, a los domingos de las deseosas y de piñata, a las máscaras ….Que hablan de tantas historias y con tanto entusiasmo, que uno no tiene por menos que calificar todo esto como un prodigio. Como tal, y con la tristeza de no haber podido ser testigo de algunos de los hechos, pretendo ser notario de esas manifestaciones.

Es difícil concretar el comienzo de los carnavales con una fecha determinada. Si bien no se puede exagerar, como dicen algunos mediterráneos de sus fiestas, que se preparan desde el día siguiente al de la finalización de las anteriores, es bien cierto que una vez pasadas las fiestas navideñas, ya se van trabajando los carnavales: reuniones con los distintos gremios en el Ayuntamiento, carrozas que se van fraguando en algunos corrales, programas que se van confeccionando, reparaciones en salas de fiestas, pintura o cal en fachadas y, sobre todo, la ilusión personal de cada herenciano para estas fiestas.

Y es que resulta que esto forma parte de nuestro acervo inexpropiable. A pesar de la legislación vigente en otros años, presiones civiles por motivos de orden público, peligrosidad criminal, desmanes…-,a pesar del descontento, lógico por otra parte, de las autoridades eclesiásticas, al no concordar el espíritu general de las fiestas con su sentido intrínsecamente religioso. A pesar del tremendo azote que ha supuesto para esta localidad la emigración, con las secuelas de desánimo que ello produce. A pesar de los calendarios laborales tendentes a reducir fiestas, especialmente de tipo local. A pesar de éstas y otras muchas pesares, aquí, en este rincón de La Mancha, en la agonía de los Montes de Toledo, aquí, digo, se mantienen los festejos que dedican plegarias por las ánimas del Purgatorio, por una parte, y, por otra, ensalzan cada año las iniciativas folklóricas de los vivos en las manifestaciones más populares de sus vecinos.

Jsesusillo, Corrije, Calzones, Picha y Patarrilla - Carnaval Herencia años 50
Jsesusillo, Corrije, Calzones, Picha y Patarrilla – Carnaval Herencia años 50

“Bienvenido al Carnaval de Herencia”